Bolsa Postal

Hasta que apareció Julián Muñoz en escena esta es la bolsa de la que más se habló en Marbella. No es broma. Ni prepotencia. Durante dos años seguidos estuvo en boca de clientes, habitantes y turistas de todo tipo (económico). Entraban en la lujosa tienda sólo para ver la bolsa. Al comprobar que no podían comprar ni un mísero cinturón se acercaban al mostrador y probaban suerte para ver si se la regalaban. Muchos ofrecían dinero, como si fuera un producto en venta. La llamaban “la bolsa del toro”.

 

 

Nosotros preferimos referirnos a ella como la Bolsa Postal porque esa fue la intención, convertirla en una postal, en un recuerdo de Marbella que los clientes pudieran conservar. Lo que no esperábamos es que terminara siendo un auténtico souvenir.

 

Dirección de Arte: Borja de Arteaga