Nombre para una película

Belén Macías (la directora) tenía un nombre para su película y un problema: no le convencía. “Mal bajío” (título inicial, expresión caló que significa mal fario) era demasiado negativo para la historia que había escrito, basada en la experiencia carcelaria y teatral de la compañía Teatro Yeses que nació en1985 en la prisión de mujeres de Yeserías (Madrid) y que las salvó de la depresión. Nos pidió un título más positivo y eligió este, que cuenta cárcel pero también cuenta diversión.