Nombre para un estilista de moda

El briefing:A�”No sA� quA� hacer con mi vida y he pensado que voy a probar en el mundo del estilismo. Quiero erradicar el mal gusto a travA�s de un blog pero no sA� cA?mo contarlo. A?Me ayudA?is a hacerme un blog diferente?”

La reflexiA?n: Googleamos “estilistas espaA�a” dispuestos a pasar un rato gris y no nos llevamos ninguna sorpresa: muchos blogs, todos mA?s o menos iguales (no existA�an las RRSS). El personaje y su afA?n se merecA�an destacar, tenA�an recorrido de sobra, un blog se quedaba corto y decidimos crearle una marca sA?lida y atractiva para el blog. Empezamos con un nombre cachondo, como A�l:

Un nombre que es juego de palabras, sA�, a veces molan. Un nombre italiano, por supuesto. Y una cabecera viva, variada, para que pudiera ir cambiA?ndola y construyendo marca, enviando mensajes y demostrando su personalidad y sus A�intenciones.

 

 

 

En palabras de Yorokobu: “Una cruzada contra el mal gusto. Marco Latendencci estA? obsesionado con la fealdad. Porque hay mucha. Y, a veces, es muy, muy profunda. El estilista estA? en estas pero, para cumplir su misiA?n, primero tiene que darse a conocer. No sabA�a cA?mo. Las listas de resultados de bA?squedas de estilismo en Internet despliegan pA?ginas y pA?ginas. A?QuA� podA�a hacer para estar en un buen puesto? A?Un blog?”

 

 

 

 

 

 

Por el camino, con la presentaciA?n comprada, con Claudio en el bolsillo, las fotos hechas, las cabeceras con mensajes listas, le saliA? un trabajo absorbente y abandonA? el proyecto. Y nos alegramos, claro, a pesar de todo.

DirecciA?n de arte: Borja de Arteaga